viernes, 21 de agosto de 2015

EL AURA Y SU LECTURA , DIAGNOSTICO DE ENFERMEDADES MENTALES, PERSONALIDAD Y TODO SOBRE COMO VER TU AURA Y MAS INFORMACION RELACIONADA


El aura eS LA SUPRA-CONSCIENCIA, esta la consciencia, la subconsciencia , la hiperconsciencia más sutil que el comparativamente rudimentario etérico. 

El aura, en realidad, es mucho más perfeccionada, con respecto al etérico, de lo que este ultimo lo es con relación al cuerpo físico. El etérico «se desliza» sobre el cuerpo como una funda completa que sigue los con­tornos de éste. Pero el aura se extiende para formar una especie de cáscara en forma de huevo alrededor del cuerpo, esto es sumamente importante comprender pues es la ESCENCIA DE LA CREACION, EL HUEVO DORADO PROCREARA LA RAZA DORADA .EN EL SEGUNDO VIDEO DE ESTE REPORTAJE OS PONGO UN VIDEO EXPLICATIVO DE COMO USAR EL HUEVO PARA SALIR EN ASTRAL....



Puede pasar del metro ochenta de altura, por un diámetro de metro veinte en su parte más ancha. Está distri­buido de forma que el cabo más agudo corresponde a los pies y el más ancho. a la cabeza del ser humano. El aura consiste en unas radiaciones de brillantes colores, que van de varios centros del cuerpo a otros.
Dice un viejo proverbio chino: «Una pintura equivale a mil palabras».


 De manera que, para ahorrarnos unos pocos miles de palabras, insertaremos un dibujo, y sobre dicho dibujo indicaremos las líneas de fuerza del aura, viniendo de varios centros y dirigiéndose a otros, así como su forma total de cáscara de huevo.
Debemos aclarar que el aura existe aunque el estudiante no pueda percibirla por el momento. Tampoco podemos ver el aire que respiramos, y es muy dudoso que el pez pueda ver el agua dentro de la cual se mueve.


El aura, pues, es una fuerza vital. Existe, si bien las personas sin la debida for­mación no pueden darse cuenta de ella. Es posible poder ver una aura sirviéndose de algunos equipos, entre ellos varios tipos de antiparras que se pueden aplicar sobre nuestros ojos; pero, por todo ¡o que he podido saber de esos instrumentos, parece ser que son en extremo dañinos para la vista; ponen a prueba vuestros ojos; los obligan a mirar de formas anti-naturales. De manera que no podemos recomendar ni por un momento dichas antiparras que pretenden hacernos capaces de ver el aura, ni aquellos dispositivos formados de dos láminas de vidrio entre los cuales se pone un tinte especial y por lo general muy caro. Aconsejamos no abandonar la práctica y, con un poco de fe y otro poquito de buena guía, llegaréis a ser capaces de ver el aura. La mayor dificultad para ver el aura es que la mayor parte de las personas no cree que jamás pueda verla.

El aura, como hemos dicho, es de diversos colores; pero tene­mos que puntualizar que, refiriéndonos a colores, nos concre­tamos a una parte especial del espectro. En otras palabras, aunque nos valgamos de la palabra «color», también podría­mos citar la frecuencia de esta onda que llamamos «roja» o «azul». El rojo, digámoslo de pasada, es uno de los colores! más fáciles de ver. El azul no es tan fácil. Hay personas que no pueden distinguir el azul; otras el colorado. Si uno esta en presencia de una persona que pueda ver el aura, tiene que ir con cuidado de no decir algo que no sea verdad; porque, si decís mentira, el que ve el aura se dará cuenta enseguida. Normalmente, una persona tiene un «halo» de color o azu­lado, o bien amarillento. Si se miente, se producen rayos de un amarillo verdoso a través del halo. Se trata de un color difícil de explicar; pero, una vez visto, ya no se olvida. 
Así es, que al contar un embuste, uno se delata inmediatamente por los efluvios amarillo-verdosos que se producen a través del halo que se encuentra en la cúspide del aura.
Podemos decir que el aura se extiende desde la base hasta los ojos y entonces se ve una capa radiante amarilla o azul, que es el halo o nimbo. Entonces, en la misma cima del aura surge una especie de fuente de luz, conocida en Oriente con el nombre de “loto florido”, ya que ciertamente parece dicha flor. Se compone de un intercambio de colores y, para la ima­ginación, se aparece como si se abriese un loto de siete pétalos.
Cuanto mayor sea la espiritualidad de una persona, más tiende al color amarillo de azafrán su halo o nimbo. Si una persona tiene pensamientos turbios, esta parte de su aura se convierte en un desagradable marrón barroso, orlado de aquel color bilioso, verdoso-amarillento, que denuncia la mentira.
Estamos en la creencia de que hay muchas más personas de lo que parece, capaces de percibir el aura. Muchos ven, o tienen la sensación del aura sin saber lo que ven en realidad. Es muy corriente, hablando, que una persona diga que le sienta bien tal o cual color, y que no puede llevar tal o tal otro. Instintivamente sabe que chocaría con su aura: Os habrá sucedido de ver una persona que viste unos colores que os parecen imposibles según vuestra opinión particular. No veis el aura; pero, siendo vosotros más sensibles que vuestro amigo tan mal vestido, sentís que aquellos colores se pegan de bofetones con su aura. Bastantes personas, pues, poseen el sentido, la experiencia o alguna percepción del aura; sólo que, habiendo sido enseñados desde su infancia que todo esto eran tonterías, se han hipnotizado a sí mismos y creen que, a ellos, no les será posible ver esas cosas.
También es un hecho el que una persona puede influir sobre su salud llevando ropa de ciertos colores. Si se llevan colo­res que choquen con el aura de la persona, ésta se sentirá incómoda o preocupada hasta que no adopte un color que le vaya bien. Vosotros podéis experimentar que ciertos colores particulares, en una habitación, os irritan o bien os halagan la vista. Los colores, al fin y al cabo, no son más que diferentes nombres de las vibraciones. El colorado es una vibración; el verde, otra, y el negro, otra. Y, del mismo modo que las vibraciones sonoras pueden chocar y producir disonancias, también las vibraciones que llamamos «colores» pueden tener sus choques y crear desarmonías espirituales.



El Aura y sus colores


Todo sonido musical es una combinación de vibraciones armónicas, que dependen de que sean compatibles con sus vecinas. Toda falta de relación numérica produce un sonido «ingrato», un sonido que no es agradable al oído. Los músicos procuran producir sólo sonidos que sean agradables.
Como en la música, se produce en los colores, puesto que éstos son también vibraciones, aunque éstas se encuentren ligeramente apartadas de aquéllas, en el espectro general de la percepción humana. Podemos contemplar colores puros que nos agraden y nos eleven el ánimo. O bien colores que nos irriten, que nos atormenten los nervios. En el aura humana se distinguen varios colores diferentes, con sus matices. Algu­nos de ellos sobrepasan los límites de la percepción de aquellos observadores que no se han ejercitado en ello; de manera que carecen de nombre universalmente aceptado.
Asimismo existe, como sabéis, el silbido «silencioso» del perro. 
Eso es, que resuena con una frecuencia de vibraciones que ningún oído humano puede captar, y, en cambio, lo oyen los perros.
 En el extremo opuesto de la escala, existen sonidos graves que el hombre percibe y el perro, no; los sonidos graves se le escapan.
Supongamos que desplazamos la escala de sonidos que puede percibir un ser humano hasta que éste pueda oír el silbido del perro. De la misma forma, si podemos desplazar hacia arriba nuestra vista, veremos el aura humana. Pero hay que andar con cuidado, so pena de perder la percepción del negro o del morado.

* El autor se refiere a la música usual; no a la experimental. (Nota del T.)

No seria razonable pretender dar una lista completa de los innumerables colores que existen. Limitémonos a los más corrientes y acusados. Los colores básicos cambian a medida de los progresos que efectúa la persona cuya aura contem­plamos. Cuando una persona crece en espiritualidad, también evolucionan sus colores. Si una persona tiene la desdicha de retroceder en la escala del progreso, sus colores básicos se alteran por completo, o mudan de matiz. Los colores básicos (de los que se hablará enseguida), nos muestran la persona también «básica». Los innumerables matices indican los pen­samientos e intenciones, así como el grado de espiritualidad. El aura forma remolinos y se desliza como un arco iris singu­larmente intrincado. Los colores corren alrededor del cuerpo en crecientes espirales, y también caen de la cabeza a los pies. Pero esos colores son muchos más que los que jamás se vieron en un arco iris; éste es una mera refracción de cris­tales de agua — simples objetos —, al paso que el aura es la vida misma.
Damos a continuación unas notas de unos pocos colores, ya que es imposible tratar de otros hasta que no se conoce esta lista:


Rojo
En su buena forma, el rojo indica una sana fuerza impulsora. Los buenos generales y jefes políticos de las masas tienen una gran cantidad de rojo en sus auras. Un tinte particularmente claro de rojo, con los bordes de un amarillo claro, indica una personalidad de «cruzado» (que se desvive por ayudar a sus semejantes). Mucho cuidado en no confundirle con el vulgar «metomentodo>, cuyo «rojo» es, en cambio, «marrón». Franjas de color rojo, emergiendo del sitio donde está un órgano, indican que éste se halla en magníficas condiciones de salud. Algunos de los gobernantes de renombre mundial tienen una gran cantidad de rojo en el conjunto de su aura, Lástima que, en demasiados casos, se halle contaminado por degradantes sombras.
Un rojo de mal aspecto, fangoso o excesivamente oscuro, indica un carácter malo o vicioso. Aquella persona es informal, pendenciera, traidora, afanosa de provecho propio en detrimento de su prójimo. Un rojo opaco invariablemente indica depresión nerviosa. Una persona dotada de un rojo «malo» puede ser físicamente robusta. Por desgracia, también puede ser fuerte para el mal. Hay asesinos que tienen un rojo degradado en sus auras. Como más ligero sea el rojo (ligero, que no claro) la persona será más nerviosa e inestable. Una persona es muy activa, incluso con exceso, y no puede permanecer quieta más que unos escasos segundos. Segura­mente, ella es muy egocéntrica. Los colores rojos alrededor de los órganos denotan su estado. Un rojo opaco, o tirando a marrón, con lentas pulsaciones sobre el sitio donde está un órgano, es señal de cáncer. Se puede ver si el cáncer está allí o si todavía es incipiente. El aura indica qué clase de enfer­medades están a punto de atacar al cuerpo, a menos de que se adopten medidas curativas. Eso en el futuro va a ser la utililidad de lo que podremos llamar «auroterapia».
Un rojo punteado y centelleante, procedente de los maxilares, anuncia dolor de muelas; un marrón opaco, pulsando en el halo, delata el miedo ante la perspectiva de tener que ir al dentista. El color escarlata lo «llevan» todos cuantos están demasiado enamorados de sí mismos. Es el color del falso orgullo; del orgullo sin fundamento. Pero el escarlata lo vemos situado alrededor de las caderas de las damas que venden «amor» contra la moneda de] Reino. Esas damas, por lo general, no se interesan por el sexo como tal; para ellas es simplemente un medio de ganarse la vida. De este modo, el presumido y la prostituta comparten los mismos colores en sus respectivas auras.
Siguiendo con el grupo «rojo», el rosa (que no es, en realidad, más que el coral) es signo de inmadurez. Las jovencitas menores de los veinte ostentan el rosado en vez del colorado de cualquier clase. En el caso de una persona adulta, el rosa co­rresponde a un infantilismo e inseguridad. Un rojo oscuro, color de hígado crudo, indica un sujeto ciertamente nada reco­mendable. Una persona a la que hay que evitar, porque nos ocasionaría quebraderos de cabeza. Cuando dicho color se ve sobre un órgano, quiere decir que éste se halla muy enfermo y si se produce sobre un órgano vital es señal de una muerte próxima.
Todos aquellos que ostentan el color rojo al final del esternón, tienen alteraciones nerviosas. Tienen que aprender a con­trolar sus actividades y vivir con más calma, si quieren dis­frutar de una vida larga y tranquila.

Anaranjado
El color naranja, en realidad, es una rama del encarnado; pero le rendimos el homenaje de reservarle una clasificación propia porque algunas religiones del Oriente lejano conside­ran el naranja como el color del Sol y lo reverencian. Por esta razón hay tanto color anaranjado en aquellas tierras. Por otro lado, atentos a mostrar la cara y la cruz de la moneda, añadiremos que otras religiones sostienen que el azul es el color del Sol. Mas, no importa nuestra opinión en el asunto; el naranja es un color básicamente hermoso, y las personas con un acertado matiz anaranjado en su aura son gente consi­derada para con sus semejantes; son humanos y hacen todo lo posible para ayudar a los demás, que no han sido tan afor­tunadamente dotados. Un amarillo anaranjado es un color muy deseable, que denota dominio de sí mismo y posee diversas virtudes.
Un anaranjado tirando más o menos hacia el marrón es señal de ser una persona perezosa que todo lo trata con negligencia. Un marrón anaranjado también indica trastornos en los riño­nes. Si está situado sobre los riñones y tiene una mancha mellada de color gris, denota la presencia de cálculos re­nales.
Un anaranjado teñido de verde delata una persona a quien le gusta el pelear por el solo gusto de pelear; y cuando nosotros hayamos progresado hasta el punto de poder percibir los matices dentro de los colores, obraremos prudentemente evi­tando todo trato y discusión con personas que tienen algún trazo verde entre su anaranjado, puesto que sólo saben ver «blanco y negro» y les faltan imaginación, percepción y dis­cernimiento para darse cuenta de que hay matices de cono­cimiento, de opinión, así como de color.
 Las personas afectadas por el verde-anaranjado no acaban nunca de argüir, sólo por el gusto de argüir, sin que les preocupe si sus argumentos son verdaderos o falsos; para ellos, la cosa está en el argüir sin parar.

Amarillo
Un amarillo dorado indica que su posesor está dotado de una naturaleza muy espiritual. Todos los grandes santos tienen halos de oro alrededor de sus cabezas. A mayor espiritualidad, más brillo de aquel amarillo dorado. Haciendo una digresión, añadiremos que todos los que poseen una extraordinaria espi­ritualidad, también tienen el añil en su aura; pero ahora se habla del amarillo. Todos cuantos ostentan este color se hallan en buena salud espiritual y moral. Siguen rectamente por la Senda, y de acuerdo con su exacto matiz de amarillo, tienen muy poco que temer. Una persona dotada de un amarillo brillante puede estar completamente segura; si el ama­rillo es degradado (como el color de algunos malos quesos), que es cobarde por naturaleza; de esos que la gente dice «es amarillo». Es muy común que se vea el aura de las personas, y muchos de esos dichos populares se hallan en todas las lenguas desde tiempos atrás. Pero un amarillo feo es signo de ser una mala persona; uno que tiene miedo continuamente de todo. Un amarillo rojizo no es del todo favorable porque indica una timidez mental, moral y física. Las personas con ese color cambiarán una religión por otra, siempre en busca de algo que no se puede alcanzar en cinco minutos. Les falta voluntad de permanencia; no pueden fijarse en nada si no unos breves momentos. Una persona que tenga el amarillo rojizo y el rojo castaño en su aura, siempre corre en pos del sexo opuesto, siempre sin sacar nada. Merece ser notado que una persona pelirroja y que tiene el rojo amarillo en su aura, será muy combativa, muy agresiva y muy llevada a interpretar toda observación que se le haga como un insulto personal. Esto se refiere particularmente a los que tienen el pelo rojo y el Cutis rojizo y a menudo pecoso.
Muchos de esos matices amarillentos y rojizos indican que la persona que los tiene está afligida por un gran complejo de inferioridad. Cuanto más rojo haya en el amarillo, mayor será este complejo. Un amarillo tirando a castaño denota pen­samientos muy impuros y un pobre desarrollo espiritual. Muchos individuos de esta calaña o catadura poseen este rojo-castaño-amarillo y, en el caso de ser particularmente malo, se les añade como una argamasa verde que mancha con puntos el aura. Son gente que casi nunca pueden ser salvados de su propia demencia.
Todo amarillo tirando a castaño indica pensamientos impuros y que la persona afectada por este color no conserva siempre la senda recta y breve. Por lo que hace a la salud, el amarillo verdoso es signo de padecimientos del hígado. Cuando este color gravita hacia un amarillo-castaño-rojizo, significa que los males son principalmente de naturaleza social. Una persona aquejada de una enfermedad social invariablemente tiene una zona de castaño oscuro y amarillo, también oscuro, alrededor de sus caderas. A menudo dicha zona está moteada con algo que parece polvo colorado. Con el color castaño que se va pronunciando cada vez más sobre el amarillo, y a veces mos­trando franjas dentadas, nos damos cuenta de que la persona está enferma de la mente. Un individuo que posee una doble personalidad (en el sentido de la psiquiatría) muy frecuente­mente presenta la mitad del aura de un amarillo azulado y la otra de un amarillo tirando a marrón y a verde. Es una combinación absolutamente desagradable.
El amarillo dorado puro, con el cual hemos dado principio a esta sección, debe ser siempre cultivado. Puede ser alcanzado por una continua pureza de pensamientos y de intenciones. Todos tenemos que pasar por el amarillo brillante antes no hagamos nuevos progresos por la senda de la evolución.


Verde
El verde es el color de la curación, de la enseñanza y el del crecimiento físico. Muchos grandes médicos y cirujanos tienen una abundancia de verde en su aura; también de rojo y, cosa curiosa, ambos colores se mezclan armoniosamente y sin dis­cordia entre sí. El rojo y el verde, cuando se ven el uno al lado del otro, en diversas materias, muchas veces chocan e irri­tan; pero, situados en el aura, gustan. Verde con una cantidad proporcionada de rojo indica un gran cirujano, un hombre muy competente. El verde, solo sin el rojo, un médico muy eminente que conoce su profesión; o una enfermera, cuya vocación es su profesión y sus amores. El verde, mixto con una dosis proporcionada de azul, anuncia éxitos en la ense­ñanza. Algunos grandes profesores tienen el verde en sus respectivas auras y franjas o estrías de un azul movedizo, una especie de azul eléctrico, y muchas veces, entre el azul y el verde hay pequeñas tiras de amarillo-dorado que indican que el profesor es de aquellos que se preocupan cordialmente por el bienestar de sus discípulos y tienen la necesaria altura espiritual para enseñar los temas más elevados.
Todo cuanto tiene que ver con la salud de las personas y de los animales se traduce por una elevada cantidad de verde en la composición de sus auras. No se llega al nivel de los más grandes cirujanos o médicos; pero todo el mundo, no importa cuál, si tratan de la salud de las personas, de los ani­males o plantas, tienen una cierta cantidad de color verde en sus auras. Parece como la insignia de su profesión. El verde no es, con todo, el color dominante; casi siempre se halla subordinado a otro color. Es un color benéfico e indica que el que lo posee con abundancia es una persona amistosa, compa­siva y considerada para con los demás. Si un individuo pre­senta un verde-amarillento, de todos modos no podemos fiar­nos de él, y en la medida misma de la mezcla de un ama­rillo desagradable con un verde repugnante, asimismo será la confianza que nos merezca. Los timadores tienen una aura verde-amarillenta (son gente que sabe hablar a sus víctimas de una manera amable y luego les quitan engañosamente el dinero). Tienen una especie de argamasa verde a la cual se une su amarillo. A medida que el verde tiende al azul ge­neralmente un agradable azul celeste o azul eléctrico más digna de confianza es una persona.

Azul
Este color, a menudo se describe como el del mundo espiritual. También denota habilidad intelectual como cosa distinta de la espiritualidad; pero, naturalmente, tiene que ser, dicho azul, del matiz justo; con este matiz es un color ciertamente muy favorable. El etérico es de un tinte azulado, un azul parecido al que exhalan los cigarrillos antes de ser aspirados y expirados por la boca, o también, el humo de la leña ardiendo. Cuanto más brillante sea el fuego, más vigorosa la salud de la persona. El azul pálido es el color de las personas que tienen que ser empujadas para que adopten cualquier decisión de provecho. Un azul más oscuro es el de una persona que está haciendo progresos, que es laboriosa. Más oscuro indica una persona hábil en las tareas de la vida y que ha encontrado ciertas satis­facciones en su trabajo. Esos azules más oscuros se hallan a menudo entre aquellos misioneros que lo son en virtud de una «vocación» decidida. No se hallan entre aquellos otros misioneros que no pasan de aspirar a una tarea que puede permitirles dar, tal vez, la vuelta al mundo con los gastos pagados. Podemos juzgar a las personas por el vigor de su amarillo y la oscuridad de su azul.


Añil
Vamos a clasificar el añil y el violeta dentro de la misma cate­goría, dado que sus matices se confunden y se pasa insensible­mente del uno al otro y muy frecuentemente dependen entre sí. Las personas que ostentan dicho color en su aura de una manera manifiesta, son gente de profundas convicciones reli­giosas, que no se contentan con profesar exteriormente una religión. Esto constituye una gran diferencia; algunas personas dicen que son religiosas; otras dicen creen serlo; pero hasta que no se sea capaz de ver con certitud su aura, no se puede decir de ellas nada que sea seguro. Si una persona tiene un toque rosado en su añil, ésta será quisquillosa y desabrida, sobre todo para con las personas que se encuentren bajo la dependencia de dicho sujeto. El tinte rosado en el añil es un toque degradante, roba una porción de su pureza al aura. De pasada, digamos que las personas que presentan colores añil, violeta o morado en sus respectivas auras padecen trastornos del corazón y desórdenes del estómago. No les sientan bien ni los fritos ni la comida, por poco grasienta que sea.

Gris

El gris es un modificador de los colores del aura. En sí, carece de significación, excepto la de que la persona está muy poco evolucionada. Si la persona a quien contemplamos no está evolucionada, presenta normalmente pensamientos oscuros, pensamientos deprimentes, intenciones no claras, presencia de un lado oscuro de la personalidad.
Este es el color de los Falsos Profetas , en lo que a mi se refiere debemos estar alertas y denunciar inmediatamente estos sujetos que se quieren lucrar , con dinero , fama, poder, títulos de maestro etc , no seguidles y denunciar en silencio.
Azufre (como el color  mostaza): rabia,dolor incomodidad, odio.
Blanco: La naturaleza, de la que somos parte, es armoniosa. Son “tonos” de vibración , parcialmente descritos por la física cuántica moderna.
Muchas horas después de morir, el Aura se vuelve blanca, y se incrementa bastante en intensidad. Nota, que en la mayoría de las culturas la muerte es representada en BLANCO (no negro), porque en el pasado, las personas podían realmente ver un Aura blanca antes de la muerte. Parece que nuestros ancestros sabían mucho más de lo que estamos preparados a admitir. enfermedad seria, estimulación artificial (drogas ?).
 Por qué el color blanco en el aura indica problemas? Blanco es como un ruido, mas que un set de tonos armoniosos (colores monocromáticos). Es imposible “afinar” el ruido a una orquesta , el blanco son todos los colores, sin embargo he de decir que hay muchos nuevos niños con ADN de 9,10,11 hebras naciendo y se que en sus auras se ha de ver el color Diamantino ….
Amplificando la vibración de tu Aura y bio-energía
Cosas que pueden amplificar tu aura son:
1. meditación (limpiar tu mente de cualquier pensamiento impuro)
2. concentración ejercicio con la cruz
3. Elevar la vibración de  tu aura entrando en contacto directo con la naturaleza

Cuando buscamos una comunión con la naturaleza, el efecto puede ser comparado con el “afinamiento” de un instrumento musical. Sin afinar, todo lo que puedes hacer con el instrumento es ruido, más que una música armoniosa. 
1.  Cuando aprendemos qué son “puntos fuertes” (colores dominantes) en nuestra Aura podemos intentar corresponder nuestros alrededores o prendas . Re-decorar nuestro hogar para lograr una mejor armonia, recomiendo estudiar del “FENG -SHUI Y EL I CHING “resultará en una estimulación positiva de nuestra alma y ayudará a promover nuestro bienestar en muchos aspectos. De acuerdo a lo que la Naturaleza hace para estimularnos, deberíamos usar pares de colores Auricos apuntando a tal correspondencia. por ejemplo si tu Aura es predominantemente verde, deberías usar verde asi como un rosa claro en tus decoraciones o ropa.
2. Corresponder nuestro ambiente a las frecuencias de pensamientos. Las frecuencias de pensamientos fueron descritas en la Sección de significados de colores en el Aura. Por ejemplo, si piensas relajar tu mente (un pensamiento azul) ambientes azules amplificarán tu pensamiento. Nota, que cuando sales de la casa en la mañana y el cielo está perfectamente azul – te sientes relajado antes de que tengas el tiempo para pensar en algo más. Esto es porque cualquier pensamiento en la dirección de relajar la mente es asistido por la vibración azul del cielo. Cuando el cielo está gris, tienes pensamientos deprimentes antes de que lo notes. Nota que la moda de blue jeans es muy popular, porque asiste en lograr una mente relajada. Tratar de promover jeans marrones (pardos) puede resultar inútil.
3. Corresponde la distribución de frecuencias del cuerpo. Esto es lo Nuevo en estimulación Natural, pero requiere ropa especialmente diseñada tal como la Camiseta Chakra. Los resultados son muy similares a la acción de la acupuntura, pero en lugar de agujas un juego de 16 colores clave es usado. Mejoras espectaculares en el campo de bioenegía de la gente (Aura) han sido obervadas en minutos de ponérsela.
En cualquier caso, el uso de, colores limpios, casi monocromáticos (arco iris) es esencial. Pueden ser muy sutiles y delicados, pero deben contener un “arco iris” armónico de vibración limpio.

Suprimiendo el Aura
Cosas que inmediatamente reducen, cubren o distorsionan tu bioenergía (Aura) son:
MIEDO, estrés, ansiedad, odio, envidia, celos o cualquier otro pensamiento o sentimiento negativo crisis física en tu cuerpo – enfermedad, estimulación artificial (drogas) etc.. Estos pueden mostrar un incremento temporal en la energía del aura- este efecto es similar al efecto de tu cuerpo elevando la temperatura durante la fiebre. Necesitas LEER el Aura para diagnosticar tal crísis. Mayormente tal Aura incrementada será blanca.
Ropas y ambiente contrarios a tu Aura
Las ropas opacas absorben tu bio-energía más que extenderla armoniosamente. Es interesante notar que los hombres en la Tierra mueren mucho más temprano que las mujeres, sin importar sus creencias culturales y étnicas, dieta etc. En mi opinión está relacionado al hecho de que los hombres se visten en negro o gris por la mayoría de sus vidas y raramente usan colores.
Las mujeres usan mucho más colores en sus prendas y las cambian frecuentemente. Es interesante, muchos pájaros machos en la Naturaleza son mucho más brillantes que las hembras. Y ELLOS viven más. La naturaleza siempre nos da una pista. Todo lo que necesitamos hacer es observarla y adoptar ideas de ella. Un inmediato efecto de usar ropas grises, negras o marrones es que te cansan más rápido. Has notado que la gente joven de hoy se ve MUCHO MAS VIEJA de lo que deberían?
Es lógico que deberíamos evitar todo lo de arriba si es posible. “Cultivar” cualquier cosa de arriba por tiempo prolongado puede tener un efecto permanente en tu alma y tu Aura.

Tecnología, trucos y la verdad
Cuerpo astral
Frecuentemente, el cuerpo astral es confundido con el aura. El cuerpo astral es LA más importante, parte eterna de nosotros, porque nuestra consciencia está en él. La vibración del aura para cuando nuestro cuerpo físico muere. El cuerpo astral es eterno: su vida es de 10e22 años, que se aproxima a la vida del Universo (es un buen rato). El cuerpo astral es una masa electrónica conteniendo 4e21 (4,000,000,000,000,000,000,000) electrones.
Nuestros científicos están por descubrir, que los electrones en nuestro cuerpo astral tienen una tremenda inteligencia así como capacidad de memoria, y ellos de hecho controlan todas las funciones de nuestra mente y cuerpo, incluyendo todos los procesos de sanación. Este cuerpo astral es realmente nuestro verdadero “yo”. Usando argot de computadoras, nuestro cuerpo físico es el hardware, equipado con sensores, transmisores, receptores y actuadores, y el cuerpo astral electrónico contiene el software, memoria, almacenamiento de datos así como la consciencia y la libre voluntad del operador, decidiendo qué hacer.
Nuestros cuerpos físicos son imperfectos, o se enferman, simplemente porque todavía no hemos desarrollado nuestra consciencia para construir y controlarlos mejor. La meta es ser capaz de conscientemente controlar la actividad de toda célula en nuestro cuerpo y en particular regenerarlas (rejuvenecerlas) a voluntad. A esta altura seremos para siempre jóvenes y será dependiente de nosotros cuándo y cómo queremos cambiar nuestros cuerpos físicos. También tendremos una libertad completa de estar en el cuerpo físico (necesitado como una herramienta si quieres ayudar a otros) o unirnos a la Fuente de consciencia, permaneciendo en nuestro cuerpo astral. Imagina la alegría y diversión que podemos tener entonces. Esto no es un sueño . Esto es realidad.
Hay solo 2 cosas que pueden dañar la información almacenada en nuestro cuerpo astral y dañarnos por muchas vidas futuras: drogas y un fuerte ruido.
Experimenta para ver tu propio cuerpo astral : Pon tus dedos índices casi tocándose , preferiblemente en frente de un fondo oscuro, mate. Un fondo negro está OK. Mira entre los dedos y alrededor de ellos y nota, que el fondo cerca a tus dedos es más brillante. Un azulino transparente y una luz ligera responsable por esto es realmente una parte de tu cuerpo astral . Al unir tus manos cierras un circuito electrónico, haciendo el cuerpo astral más visible. La forma de tu cuerpo astral electrónico sigue de cerca tu cuerpo físico. Alguna gente tiene su cuerpo astral muy fuerte y brillante, extendiéndose 10 mm o más allá de su cuerpo físico. Típicamente, 2-4 mm es considerado promedio para una persona saludable en la Tierra.
Estructura de la consciencia
En el siguiente, más alto nivel de consciencia, nuestro cuerpo astral está conectado a una mucho más poderosa e inteligente “consciencia superior” o “ser superior”, que recibe todas nuestras sensaciones y almacena toda nuestra sabiduría acumulada de vida en vida. Esta conexión está bien documentada por nuestra ciencia médica. Es un “túnel” muy ruidoso conectado a una extremadamente brillante luz (el “ser superior”). Cuando morimos, nuestro cuerpo astral (“verdadero yo”) pasa a través de él y logramos una gloria completa y entendimiento de todo cuando alcanzamos la luz brillante. Esta brillante luz es la puerta al núcleo de nuestro “ser superior”. Mucha gente que experimentó una “muerte clínica” reporta esta conexión en gran detalle. La experiencia es tan profunda, completa y abrumadora y tan diferente de nuestra vida diaria, que olvidamos la mayoría de ella cuando regresamos, justo como olvidamos nuestros sueños. Hay 9 categorías de “seres superiores”, cada uno siendo más brillante y poderoso que el anterior.
La luz de los “seres superiores” y el sonido de “túneles” conducidos a ellos son referidos en muchas escrituras espirituales antiguas como “la Luz y el Sonido de la Creación”. Nuestros mejores físicos acuerdan que todo en el Universo es solo una vibración.
El objeto de muchas meditaciones y prácticas yoga es alcanzar la luz y la gloria (nirvana, samadhi etc..) conscientemente cuando vivo. Cuando puedes alcanzar tal estado de “consciencia superior” muchas veces durante tu vida, aun por unos pocos segundos, te vuelves “iluminado” o “conectado”. Empiezas a entender cosas que nunca has sido capaz de captar. Frecuentemente tu pasado estilo de vida no apela a ti más después que te contactas con tu ser superior. Seguir hábitos, rituales, estilos de vida de otras personas y cultivar ataduras a cosas materiales no tienen sentido. Tu Despiertas espiritualmente.
.
Ved la diferencia..
del tamaño de los chakras por ejemplo el del corazón es verde, en un individuo , aquí el primero es muy pequeño pero el chakra garganta esta desarrollado , sin embargo el segundo tiene el corazón desarrollado pero el garganta no , interesante no ?









Nuestra última clase es sobre ejercicios para ver nuestra Aura y la de los otros y en la parte final del post, tienen 2 libros para descargar sobre Aura y chacras que espero que les guste.
PARA VER TU AURA
Para ver nuestra aura lo más sencillo es seguir dos pasos. En el primer paso se busca que la persona aprenda a sentir su campo energético y en el segundo paso ya se da el salto para aprender a verla directamente con los ojos. Sería bueno que si de verdad queremos aprender a ver las auras comenzáramos por el primer paso, puesto que aunque para algunas personas este paso pueda resultar aburrido es de gran utilidad para poder acostumbrar mejor a nuestros ojos para el segundo paso.

Primer paso: sentir nuestra aura

Sentir que tenemos aura nos proporciona más seguridad a la hora de intentar verla. Hay diversos métodos para intentar sentirla, pero sin duda el más conocido y fácil de hacer es juntando las palmas de las manos.


Para realizarlo ponemos nuestras palmas de las manos una al lado de la otra y con una distancia de 30 cm. Así en esa posición prestamos especial atención a qué sentimos en nuestras manos y cómo lo sentimos. Estaremos unos tres minutos.

Pasados los tres minutos acercaremos las palmas de las manos a unos 20 centímetros y repetiremos el proceso de prestar atención a qué sentimos y cómo lo sentimos. Estaremos otros tres minutos.

Pasado ese tiempo acercaremos nuestras manos unos 10 centímetros y repetiremos el mismo proceso que las otras veces.
Finalmente acabaremos a una distancia de entre 3 y 5 centímetros en la que realizaremos el mismo análisis que las fases anteriores.
Lo más normal es que sea en esta última fase en la que notemos una ligera presión, algo parecido a cuando metemos la mano en el agua, pero mucho más suave, incluso casi imperceptible si no prestamos atención. Algunas personas con una mayor sensibilidad pueden sentir su aura en las primeras fases, pero no es lo común.
Analiza especialmente los cambios que vas notando a medida que acercas las palmas de la mano. Lo más tradicional suele ser notar un cambio de temperatura, pero se pueden notar muchas más cosas.
Realiza esta fase hasta que tengas totalmente controlada y analizada la sensación. Tómate todos los días que te hagan falta, porque no será en vano.
Segundo paso: ver nuestra aura
Lo primero es hacerse con dos tipos de cartulinas, una de color negro y otra de color blanco. Estas cartulinas nos ayudarán a hacer de pantalla para facilitarnos la visión del campo energético. Hay personas que ven mejor con un fondo negro y otras que ven mejor con un fondo blanco, así que con la práctica podrás determinar con cual de ella te sientes más cómodo. De todas formas de momento vamos a trabajar con ambas.
La parte del cuerpo que vamos a utilizar para ver nuestra aura será la mano. Vale la izquierda o la derecha, lo que te resulte más fácil. Utilizamos la mano porque en ella siempre se concentra mucha energía y nos facilita las cosas.
Es muy importante que tengas en cuenta que vas a ver el aura no con tu visión central, sino con tu visión periférica, lo que equivale a decir que mientras tu mirada estará depositada en una parte de la mano tu atención se dirigirá a los bordes de la misma. Esto resulta un poco difícil al principio porque estamos muy acostumbrados a concentrar nuestra atención donde ponemos nuestra mirada.


En este caso aquellos individuos que suelen quedarse ensimismados o en su mundo de vez en cuando, tendrán más posibilidades y facilidades para comenzar a ver su aura. También es posible que te duelan los ojos por el esfuerzo, que te marees un poco o que te comiencen a lagrimar. Incluso al principio puede que quedes momentáneamente cegado por una luz. Pero no has de preocuparte porque esto es lo más normal del mundo debido a que tienes la visión periférica atrofiada, y has de volver a recuperarla.
No fuerces demasiado las cosas, comienza con unos minutos al día y a medida que vayas sintiéndote cómodo puedes ampliar el tiempo. Recuerda que tus ojos son un bien muy preciado y que hay que cuidarlos así que una vez más te recomendamos que no te excedas mientras estás aprendiendo.
Bien, el ejercicio se desarrolla de la siguiente manera. Pon una de las cartulinas debajo de la mano que quieres ver. A una distancia de unos 10 a 30 cm. La mano ha de estar abierta y los dedos un poquitín separados entre sí de manera que puedas ver también su energía por separado. Ahora deposita tu mirada en el centro de la mano, pero utilízala más bien como un punto de fuga, es decir, aunque tu mirada está dirigida hacia el nudillo del centro haz como si quisieras ver más allá, es decir, como si quisieras ver qué hay detrás de la mano en la cartulina. A veces puede ser muy útil desenfocar un poco la mirada.
Poco a poco tendrás que ir intuyendo como una neblina transparente rodea tu mano que es tu doble etérico y con el paso de los segundos tendrás que ir descubriendo ya esa neblina con tus propios ojos. Descansa tras unos minutos y prueba el mismo ejercicio con la otra cartulina.
No es normal que las primeras veces veas colores en esa neblina, lo más natural es que la veas transparente y de poco grosor. Pero si sigues practicando verás cada vez con más claridad que esa neblina se hace mucho más gruesa y que adopta algún que otro color. Recuerda que no tienes que ver nada prefijado, ni de una forma concreta. De hecho a veces es posible que veas como uno de tus dedos parece más largo que los otros, o que en determinada zona de la mano la neblina es más gruesa que en el resto.
Tómate lo que veas de manera natural, no lo trasciendas demasiado porque recuerda que es una capacidad que ya tenías de pequeño, pero que se te olvidó. Además te recordamos que todo el mundo puede conseguirlo, así que no desesperes y si de veras tienes ganas de conseguirlo sigue practicando.
A medida que vayas viendo colores consulta sus significados en 
PARA VER EL AURA DE LOS DEMÁS
Aquí tienes una serie de prácticas para ver el aura de los demás. Ten en cuenta que generalmente para ver el aura de los que te rodean primero deberías haber conseguido ver con facilidad tu aura; pero no pasa nada por practicar los siguientes ejercicios aunque no tengas dominado el tema.
Los vamos a dividir en dos tipos diferentes: por un lado los que puedes practicar en tu casa con uno o varios amigos y por otro los que puedes practicar cuando sales todos los días a la calle.
Ejercicios para practicar junto a tus amigos

Reúnete con unos amigos a los que le apetezca practicar la visión del aura en una habitación preferentemente blanca, pero si no lo puede ser, al menos procura que el color sea uniforme. Las figuras, manchas, diversos colores tan utilizados en decoración te dificultarán la visión. Podéis reuniros cuantos queráis, obviamente al menos debéis ser dos. Después os sentareis en un lugar que os resulte muy cómodo, un cojín, un sofá o una silla teniendo en cuenta que debéis situaros unos frente a otros a una distancia de 2 a 4 metros. Si quieres realizar realmente el ejercicio sobre una pantalla blanca para facilitaros la visión puedes utilizar una sábana como fondo si tu pared no es del color requerido.
A continuación centrad vuestra mirada en el entrecejo de quien tenéis enfrente y sin dejar de fijar la mirada en esa parte del cuerpo intentad prestar atención al resto de su cabeza, observad a ver si sois capaces de ver alguna luz o resplandor que le rodea, algún color, alguna banda, ... Todo ello formará parte del aura.
Tanto como si has conseguido ver algo como si no, prueba también a intentar verle otras partes del cuerpo. Prueba a verle la mano, como has aprendido a ver la tuya. O también si quieres puedes ver parte de su contorno fijando tu mirada en uno de sus hombros o en el centro del pecho, y la atención en lo que le rodea.
Recuerda que la luz ambiental suele ayudar mucho al principiante a ver con más claridad y facilidad el aura. Se entiende por luz ambiental los focos de luz alógena que puedes calibrar dando mayor o menor intensidad a la luz de una habitación, pero también a la luz de las velas por ejemplo.

COMO FINAL AGREGARE LA IMPORTACIA DELA APERTURA DEL TERCER OJO

Abrir el tercer ojo es algo complicado, pues los componentes del tercer ojo son los mismos materiales con los cuales debemos buscarlo.
Este vórtice de energía positiva produce tanto la entrada como la salida de energía, y para poder activarlo es necesario realizar simultáneamente
cinco procesos:

un cambio en la personalidad
contruir el Antakarana dirigir todas las energías hacia los tres chakras superiores

reconstruir el aura encauzarse cada vez más en el desarrollo espiritual, a medida que se desarrolla el tercer
ojo
La personalidad se compone de los tres vehículos que la integran y que son: el cuerpo mental, el cuerpo astral y el cuerpo físico; mientras que el alma se compone del cuerpo átmico, el cuerpo manásico y el cuerpo búdico.
El secreto del tercer ojo consiste en saber atraer hacia el aura elementos tomados de Atma, Buddhi y Manas para formar el Antakarana que lo comunicará con Atma, Buddhi y Manas, ya que de ésta sustancia estan compuestos tanto el Antakarana como el tercer ojo. Esto se logra
a través de la meditación, y el servicio a la humanidad.
Cuando se activa el chakra del corazón este proyecta su energía hacia el entrecejo que es donde se encuentra el tercer ojo, y para desarrollar el chakra del corazón se puede meditar sobre las
enseñanzas de Cristo, Buda, Krishna, Sai Baba o quien sea su Maestro y Ser Superior.
Para aumentar y mantener esta corriente de energía, se debe aprender a practicar las cualidades del alma, ya que cada vez que manifestamos Atma, Buddhi o Manas en
nuestra vida cotidiana, se integra material de dichos planos en nuestra envoltura etérea.
Todo ojo necesita una lente para poder definir las imágenes, el tercer ojo también, por lo cual en el aura de adelante de la frente, se debe formar su lente, y por esto sabemos que el
empleo de bolas de cristal proporciona un punto focal para la acumulación de materiales en el aura, lo cual favorece la visión psíquica.
LA CLARIVIDENCIA
Es muy difícil tratar el fenómeno de la clarividencia sin hacer
referencia al plano astral, porque a dicho plano pertenece.
Como también es muy difícil explicar el plano astral prescindiendo de la idea de
la reencarnación.
Se puede decir que el plano astral comprende todos los planos
superiores al físico e inferiores al espiritual. 


Donde un plano es más bien un estado de consciencia que un sitio o lugar, por lo que diferentes estados de consciencia pueden residir en el mismo lugar.

En el plano astral es donde funcionan los
cuerpos astrales encarnados de quienes han desarrollado el arte del Viaje Astral: 

Tal como sucede en la tierra, todos los planos astrales poseen protectores espirituales procedentes de los planos superiores, que
son almas devotas que prefieren pasar su tiempo ayudando a los demás en vez de gozar de su merecido descanso.
Luego de la muerte física, cada alma despierta en el plano correspondiente a la índole de sus más nobles anhelos, rodeada de
almas semejantes, y desde aqui puede desarrollarse dando pasos adelante de su última encarnación.
AQUI les dejo un link para que veáis como se sale en Astral paso a paso y sin costo para ti ....

 Aunque igual que sucede en la tierra, muchos sucumben a los goces groseros de los planos astrales inferiores, en cuyo caso su alma no se beneficia de la estadía en el plano astral, y renace,en el mismo estado del cual partió.
Los planos astrales inferiores, están llenos de almas groseras incultas y bestiales, que viven casi como en la tierra, hasta que llegan a anhelar algo superior que lograrán en un nuevo renacer.
Estas almas son las que están más cerca del plano físico, y pugnan por estar tan cerca como les sea posible, llegando a aglomerarse cerca de los lugares que frecuentaban en su grosera vida, apoderándose a menudo del pensamiento de gente de su baja laya, a la cual le infunden sus
deseos para gozar con ellos.
Salvo las almas muy superiores que comprenden conscientemente todo esto, las demás están más o menos conscientes de los planos inferiores, pero en total ignorancia de los planos superiores y del
significado de su existencia, llegando a creer tal como sucede en la tierra, que la suya es la verdadera realidad.
Al ser la clarividencia una facultad que se desarrolla, puede presentarse en diferentes indivíduos con diferente grado de poder, y podemos decir
que en un clarividente se distinguen tres clases de clarividencia:
La clarividencia simple La clarividencia en el espacio

La clarividencia en el tiempo

LA CLARIVIDENCIA SIMPLE

Es aquella en la cual el
clarividente percibe el aura de las otras personas, o la facultad de percibir impresiones astrales desde un punto cercano.
Aquí el vidente percibe solo las vibraciones mentales y emocionales de otras personas, pero no ve sucesos de ningún tipo, pudiendo llegar a
percibir el aura de vegetales y animales, sus deseos y emociones.
Quien posee la clarividencia simple puede ver literalmente a traves de las personas y las paredes, puede leer las cartas cerradas, puede descubrir minerales en la tierra, y percibir el aura de
quienes se ponen en contacto astral con él, pudiendo descubrir en el doble etéreo la índole y localización de sus enfermedades, en el cuerpo astral los sentimientos y deseos, y en el cuerpo mental los pensamientos del individuo.


LA CLARIVIDENCIA EN
EL ESPACIO

Consiste en la visión de cosas lejanas, situadas fuera del campo de visión ordinaria.
Una forma extraña de clarividencia en el espacio es aquella en la cual una persona se hace presente a otra depertando sus sentidos
astrales, para que la pueda ver en forma espectral como si estuviera presente.
Los clarividentes expertos siempre asumen un estado meditativo con frecuencias cerebrales profundas, para que sus sentidos astrales funcionen más,eficientemente, ya que cuando las facultades físicas se encuentra estimuladas, las otras facultades no pueden manifestarse. 



Espero les guste !